De Lo Profundo

En la temporada de espera

¡Aviso de temporada de espera! “Ustedes solo llevan unos meses esperando; nosotros pasamos el año.”  Esta expresión suena como algo que los padres adoptivos tienen en común: la espera.  Es cierto que en ocasiones sentimos que la incertidumbre cuestiona el proceso.  Pero, si el deseo de terminar el proceso es más fuerte que el deseo de caminar con calma durante el proceso, nosotras mismas nos limitamos a encontrar el poder de Dios, su misericordia y su amor manifestado en nuestras vidas durante esta temporada de espera.  Es cierto que la espera es solo una temporada.  La lucha por mantener la calma durante este proceso, es para muchos, una batalla diaria.  Ya sea que lleves poco tiempo esperando (como nosotros), o hayas tenido que renovar los documentos una vez más, la espera es uno de los factores comunes que afecta a los padres adoptivos.  Entonces, ¿qué podemos hacer mientras esperamos?  Comparto un kit de primeros auxilios que me han ayudado a hacer algo, mientras camino con calma a través de los desafíos de esta etapa.

  • Comprende el proceso que estás viviendo.  Llevamos poco tiempo de espera, en comparación con otras parejas.  Han habído momentos que me he sentido fatigada.  Me he sentido como el atleta que no entrena para un carrera.  Entonces me he preguntado si, en realidad, comprendo el proceso que estoy viviendo y qué es lo que está pasando por mi mente.  Uno de los relatos que me ha ayudado mucho a comprender el proceso que estoy viviendo y creer que el Señor me ve, es cuando Jesús camina sobre el agua.  Este relato se encuentra en el Evangelio según Marcos capítulo 6.  Los discípulos remaban fatigados porque el viento les era contrario.  Cuando ellos vieron a Jesús andando sobre el mar, pensaron que era un fantasma, se pusieron a gritar y se turbaron.  Los discípulos se encontraban fatigados, ejerciendo fuerza para llegar al otro lado del mar.  Las circuntancias que les rodeaban pudieron haber contribuido a que ellos, en lugar de ver a Jesús, creyeran haber visto un fantasma. Por ejemplo, era muy tarde en la noche, estaban cansados de remar contra el viento y *recién habían visto el milagro de los panes pero no habían entendido (*v.52).   Mamá en espera, así como vemos que los discípulos se sentían fatigados mientras remaban, es probable que te sientas fatigada de la misma manera en medio de tu temporada de espera.  Que el hecho de no comprender el proceso que estás viviendo se convierta en un impedimento para ver el milagro de la adopción, y esto, a su vez, enduerzca tu corazón.  Intenta comprender las circunstancias que te rodean y ten en cuenta de cómo dichas circunstancias te afectan en temporada de espera, para que así puedas enfrentarlas con la sabiduría que proviene de Dios y confiando en su poder soberano.  

“La mente del hombre planea su camino, pero el Señor dirige sus pasos.” Proverbios 16:9. 

  • Aprovecha bien el tiempo.  No sé cuando sonará el teléfono, pero sé que puedo aprovechar bien el tiempo mientras espero.  ¿Qué cosas estoy haciendo mientras espero?  Orar es una de ellas.  Una herramienta muy hermosa que me ha ayudado mucho a aprovechar bien el tiempo ha sido la disciplina de la oración.  Para mí, Ana ha sido un memorable ejemplo de oración: Ella hablaba en su corazón y derramaba su alma delante del Señor (1 Samuel 1).  Ella aprovechó bien su tiempo para presentarse delante del Señor en medio de su profunda angustia.  Y Dios la escuchó.  Jesús nos enseñó a orar.  En varios momentos oraban al Padre frente a los hombres, y en otros momentos se apartaba de la multitud y oraba.  Sea que pidas oración o te apartes para orar, te ánimo a que aproveches bien el tiempo para discplinarte en ésta área de tu vida.  Otra cosa que también estoy haciendo es que busco equiparme con herramientas útiles en cuánto a la maternidad.  Nosotras no llegamos al maravilloso mundo de la maternidad con un perfecto conocimiento del tema, pero podemos aprovechar cada oportunidad para aprender y poder utilizar las herramientas piadosas que nos puedan ayudar.  Estudiar este tema por medio de la Biblia ha sido de bendición para mí: voy conociendo a Dios Padre, y he aprendido sobre hombres piadosos y mujeres piadosas que criaron a sus hijos con el temor al Señor.  El libro de los Proverbios contiene amplia enseñanza sobre el tema de la crianza, así también cómo ejemplos de vida cotidiana.  Busco conversar con otras madres que caminaron antes que yo y aprendo de sus experiencias de vida, mientras vivo y disfruto mi propia historia.  Comparto con Josué sobre nuestras expectativas como padres y juntos hemos recordado nuestra crianza y el legado de amor que nuestros padres sembraron en nosotros.  He aprendido a desahogarme con mis amigas (es edificante escuchar sus sabios consejos, que lloren conmigo y disfruto cuando compartimos experiencias).  También me ha ayudado poder conocer más sobre el tema de la adopción, educarme sobre el proceso, aprender acerca de los acontecimientos pasados y los cambios en la actualidad.  Te recomiendo que contactes a la fundación Adoptando en PR.  Ellos están para educar, fortalecer y equipar a las familias.  ¿Qué me dice Dios acerca de la adopción? ¿Quiero ser una madre conforme a su corazón?  ¿Estoy buscando su enseñanza en todo lo que hago, digo o pienso?  Aprovechemos bien el tiempo y andemos sabiamente.  Recuerda examinar qué es lo que agrada al Señor e imita sus enseñanzas;  ¡Imita a Cristo y alabale!

“Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.” Salmos 139:14 

  • Guarda tu corazón.  Cuando Josué y yo comenzamos a caminar por la senda de la adopción, se levantaron algunos desafíos y me preguntaba: “¿Por qué?” y “¿Para qué?”.  Los malos pensamientos que salieron del corazón se manifestaron de manera desenfrenada y solo dio espacio al pecado: la incredulidad.  Cuida tu corazón de ti misma.  Guarda tu corazón del pecado.  Las emociones que sientes durante esta temporada de espera pueden ser fuertes pero no controlan nuestra manera de pensar o de actuar.  Toma decisiones sabias.  Acerca hoy tu corazón al Señor, que su Palabra abunde en nuestros corazones, porque de allí habla nuestra boca.

Con toda diligencia guarda tu corazón,
porque de él brotan los manantiales de la vida.” Proverbios 4:23

  • Cuida tu matrimonio.  Una de las cosas que tengo presente en mi vida es mi matrimonio.  Mi primer ministerio es mi esposo.  Aunque me estoy preparando para recibir a mi hijo o hija, también estoy consciente de estar presente para mi esposo.  Tengo cuidado en que las preocupaciones que pudiese producir esta temporada vayan a afectar mi relación con él.  Somos uno.  Somos un equipo. Fomento el amor, el respesto, la confianza y la comunicación con él.  Josué y yo hablamos todos los días de nuestro matrimonio.  Es algo que nos ha permitido conocernos más.  Próximamente lo conoceré en la etapa de padre, pero él seguirá siendo mi esposo; el hombre de quién estoy enamorada y con quién quiero compartir el resto de mi vida es la persona con la que estoy viviendo paso a paso el milagro de adopción.  Pero yo sola y con mis propias fuerzas no puedo cuidar de mi matrimonio.  Y a eso añade que el ladrón sólo viene para robar y matar y destruir, y el diablo está como león rugiente buscando a quién devorar.  También he notado varios agentes que han jugado el papel de enemigo teniendo un efecto significativo en nuestro matrimonio (por ejemplo los conflictos que surgen, el presupuesto que debemos trabajar a diario, las expectativas de cada uno, nuestra condición pecaminosa, el idealismo, etc.) Pero me pregunto: “como esposa piadosa, ¿qué estoy haciendo?”  Les invito a que, mientras juntos comprenden el proceso que están viviendo, aprovechan bien el tiempo y guardan sus corazones, cuiden también su matrimonio.  Qué este proceso fortalezca la unidad que ya tienen, y no dependan de su propia prudencia.  ¡Necesito de Cristo en mi vida; necesito a Cristo!

“yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Juan 10:10b

Mamá en espera, comparto esto que he aprendido durante esta etapa, orando al Señor que te sirva de ayuda y consuelo a través de tu temporada de espera.  Pero también lo escribí teniendo en mente las personas que no necesarimente están involucradas en el proceso de adopción pero tal vez conocen a alguien, o quieren aprender sobre el tema para compartir unas palabras de aliento con ellos en medio de su temporada de espera.  Los padres adoptivos en espera podemos considerar utilizar herramientas que otros han manejado y les ha funcionado en su proceso.  ¿Tienes otro kit de primeros auxilios o tienes alguna idea práctica que quieras compartir con nosotras?

Es justo compartir en...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

1 thought on “En la temporada de espera

Leave a Reply to Edna Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *